Noticias

Jorge Bergoglio se caracterizó desde su asunción como un papa que hace cosas diferentes. Hoy se cumplen 5 años desde su elección.

Nació hace 81 años en el barrio de Flores, en la capital federal. Desde hace 5 años es el hombre más importante de la Iglesia Católica. El “papa porteño”, como algunos lo llaman, se caracteriza por actuar de manera distinta a sus antecesores. Por ejemplo, fue el primero en casi mil años que eligió el nombre de un santo (San Francisco de Asís) y no el de otro papa.

Además, rechazó vivir en el Palacio Apostólico, renunció a los zapatos rojos y adelantó que su papado será corto, ya que se imagina renunciando a los 85 años. Los analistas creen que, de hacerlo, obligaría inmediatamente a que sus sucesores también lo hagan. El fundamento que lo llevaría a tomar esa decisión es que a los 85 años es muy difícil dirigir una institución tan compleja.

Desde que asumió se propuso reformar los órganos de gobierno de la santa sede, algo que va logrando lentamente. Muchos le atribuyen haber “humanizado” la Iglesia, aunque otros tildan a su papado de “dramático” por defender la libertad de conciencia de cada individuo, mostrarse tolerante y cercano a los divorciados que se han vuelto a casar, a los homosexuales, protestantes y a los curas que abandonaron su sacerdocio por una mujer.

Asimismo, no es un detalle menor que en estos 5 años no haya regresado a la Argentina. Sus antecesores visitaron sus tierras mientras estuvieron al frente de la Iglesia. Algunos analistas consideran que lo hará en el momento que su visita no genere división, otros aseguran que no lo hará mientras sea papa.

Francisco es el 266° pontífice, sucesor del renunciante Benedicto XVI. Prometió desde el primer día una renovación de la Iglesia: a 5 años de su elección, algunos creen que el papa argentino de 81 años es demasiado moderno, para otros un populista.