Noticias

Con un emotivo acto, se realizó este jueves el cierre de actividades del Servicio de Adicciones del Ministerio de Salud, en el Hospital San Luis.

Se realizó el cierre de actividades del Servicio de Adicciones.

Junto a pacientes que concurren semanalmente a los grupos terapéuticos y sus familiares, se hizo un repaso por las acciones llevadas a cabo durante este año en los CPAA (Centro de Prevención y Asistencia de las Adicciones), que funcionan en el predio del Hospital San Luis y en el del Hospital “Juan Domingo Perón” de Villa Mercedes.

La jefa del Servicio de Adicciones, María Alejandra Vidaurre, explicó que el centro de San Luis cuenta con un equipo integrado por 28 profesionales y el de Villa Mercedes por 8 personas, entre psicólogos, psiquiatras, asistentes sociales, técnicos en adicciones, agentes sanitarios y becarios de “Soñando junto a vos”.

Estuvieron presentes en el acto también, el director del Hospital Escuela de Salud Mental, Marcelo Miranda, y la jefa el Subprograma Prevención y Promoción de la Salud, Norma Cortés.

En el balance anual, se pudo conocer que en el 2017 se atendieron a 1.610 pacientes y se dieron 4.100 turnos, de los cuales asistieron el 68 % para comenzar con el tratamiento.

Las personas que hacen consultas, van de los 15 a los 19 años. Además, se realizaron 124 reuniones de grupos terapéuticos, con 460 asistentes.

Los psicólogos Mónica Lucero y Dario Pantano explicaron cómo trabajan con los espacios de contención a la familia y como surgen los grupos terapéuticos de mujeres y varones.

Luego, las mamás de los pacientes contaron su experiencia con el centro y cómo al ayudar a sus hijos a salir de las adicciones, se modifican también los comportamientos familiares. En el final llegó el turno de los pacientes, que contaron cómo cambiaron sus vidas en ese lugar.

En el jardín del chalet, donde funciona el Centro, se colocaron los trabajos que realizaron pacientes y familiares a lo largo del año, en el taller “El arte sana”.