Noticias

Miles de fieles de toda la región veneraron al Santo Cristo, en la solemne procesión en su honor. Con esa expresión de fe y la Santa Misa, concluyó la festividad religiosa más importante de la provincia.

Una multitud acompañó al Cristo por las calles

En una masiva y conmovedora demostración de fe, decenas de miles de fieles católicos veneraron al Cristo de la Quebrada en una de las festividades regionales más importantes del país. La celebración, una tradición de gran arraigo en Cuyo y otras provincias del centro del país, comenzó a las 15 con la Santa Misa en honor al Santo Cristo y continuó una hora y media más tarde con la solemne procesión.

Los sacerdotes César Preve, párroco de la iglesia de Villa de la Quebrada, e Ignacio D’Aminato, oficiaron la ceremonia inicial ante una multitud que se agolpó en la plaza del pueblo y rezó con devoción al Santo. En su homilía, los religiosos pidieron por las familias argentinas.

Ubicados sobre ocho tradicionales bancos, autoridades provinciales y municipales oyeron la misa. El vicegobernador Carlos Ponce encabezó la nómina de autoridades provinciales. También estuvieron las senadoras Mabel Leyes y María Angélica Torrontegui, el ministro de Gobierno, Justicia y Culto, Eduardo Mones Ruiz, el titular de la cartera de Turismo, Héctor Mazzina, y la intendenta de Villa de la Quebrada, Stella Maris Lobo.

En otros asientos estuvieron las familias de refugiados sirios que hace pocos meses llegaron a la provincia. Ellos también siguieron la misa con devoción.

Adolfo Rodríguez Saá participó de la procesión

Adolfo Rodríguez Saá participó de la procesión

Al finalizar el oficio religioso, la multitud aplaudió una y otra vez al Santo Cristo, mientras que otros miles lo saludaban con pañuelos blancos al viento. A las 16:26, con el obispo de la Diócesis de San Luis, Pedro Daniel Martínez, y la presencia del senador nacional Adolfo Rodríguez Saá, comenzó la procesión que recorrió las principales calles de la localidad.

Al paso del Santo Milagroso se vieron innumerables muestra de devoción. Chicos y grandes, hombres y mujeres, se emocionaron al paso del Santo Cristo. Cientos retrararon su imagen con sus celulares. Desde los puestos de venta, los comerciantes también oraron cuando pasaba la procesión. Minutos antes habían suspendido sus actividades, en una muestra de respeto y fe hacia el Señor de la Quebrada.

La masa de gente que participó de la caminata religiosa, que tuvo cánticos cristianos, oraciones y pedidos de protección para los fieles, también pidió al Cristo por las familias argentinas, por el progreso y la paz en la provincia, las madres, los ancianos y por el Papa Francisco.

La llegada del Santo Milagroso a la plaza del pueblo fue coronado con una ovación. En su mensaje, el obispo Martínez instó a los cristianos a perdonar y a volver siempre al encuentro con Cristo. “Queridos fieles sanluiseños, de Mendoza, San Juan, Córdoba, La Rioja, Buenos Aires, que han llegado hasta aquí en este día tan querido por nosotros, la fiesta del Cristo de la Quebrada. Son ustedes los que con su presencia hablan, y al hablar dicen ‘Queremos ser bendecidos’. Cada uno de ustedes regresa a su casa diciendo ‘Estuve en la Quebrada’, o cuentan ‘Estuve con el Cristo de la Quebrada’. Decimos eso porque volvemos cambiados por el encuentro con Jesús, que nos cambia la vida”, expresó el obispo.

“Si estamos dispuestos a perdonar, mucho más Jesucristo. Él nos espera con los brazos abiertos. Cada uno de nosotros fue bendecido aquí en San Luis porque fue recibido con los brazos abiertos para que vuelvan siempre al Cristo de la Quebrada, para pedir perdón y seguramente serán perdonados”, agregó el religioso.