Noticias

María Evelia Pérez Nicotra, amiga y colega nos envía esta colaboración.

 

 

 Foto de perfil de María Evelia Pérez Nicotra

Amiga, esposa, madre, hermana, hija, abuela, nieta, prima, niña, sobrina, tía, nuera, cuñada, vecina, compañera, amante, aliada de la vida, confidente, ave solitaria. Mujer al fin sin rótulos, bajo el cielo infinito. Con savia rural y urbana. 


Paciente, creativa, multifacética. Vuelo de luz para iluminar cada espacio, cada familia y colmarla de bendiciones. Manos que acarician, contienen, escriben, trabajan, cuidan, esperan. Voz que reza, apacigua, canta, consuela. Mirada de ternura, al fondo de las cosas. 


Cáliz de amor, para llenar el universo de sueños y esperanzas, un homenaje especial en este Día Internacional de la Mujer.


ALGO DE HISTORIA

8 DE MARZO: DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

En el año 1910 una alemana llamada Clara Zetkin propuso en el Congreso Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague, Dinamarca, instaurar el Día Internacional de la Mujer.

Se eligió el 8 de Marzo como homenaje a la lucha de un grupo de mujeres que en el año 1857 tomaron una fábrica textil de la ciudad de Nueva York, en la que trabajaban, para exigir por sus derechos: un salario digno y jornadas laborales de l0 horas. Como respuesta los dueños incendiaron la fábrica y murieron 129 obreras

En el año 1877 la Organización de las Naciones Unidas invitó, en su Asamblea General, a todos los países a que, de acuerdo con sus tradiciones históricas y costumbres nacionales, se unieran a la celebración de este día con el fin de conmemorar las contribuciones que desde siempre habían hecho las mujeres a la sociedad y a motivar la toma de conciencia de su lucha por una vida sin discriminación y sin violencia y con igualdad de oportunidades con los hombres.

 

Un poema de regalo, para reflexionar:


REDONDILLAS

Hombres necios que acusáis
a la mujer, sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis;

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco,
al niño que pone el coco
y luego le tiene miedo.

Queréis, con presunción necia,
hallar a la que buscáis
para prentendida, Thais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro?

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión, ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata,
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis
que, con desigual nivel,
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues como ha de estar templada
la que vuestro amor pretende?,
¿si la que es ingrata ofende,
y la que es fácil enfada?

Mas, entre el enfado y la pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos en hora buena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,

y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?

¿O cuál es de más culpar,
aunque cualquiera mal haga;
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?

¿Pues, para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar,
y después, con más razón,
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.


Sor Juana Inés de la Cruz


'Por un mundo más inclusivo, solidario y sin violencia.'  Con afecto. María Evelia 🍀

 

 







" target="_blank">